Hasta luego, hikikomori interior

Salir de vacaciones sólo uno y no mandar de vacaciones también al hikikomori interior sería algo muy feo y egoísta de hacer. Sobre todo en esta etapa de la vida post universidad, donde entrar al sistema hace que las vacaciones sean algo preciado y emífero.

Atrás quedaron esos de tres meses o más en los que tu mayor responsabilidad es lavarte los dientes y asegurarte de no ahogarte en tu propia saliva mientras duermes (o tu propio vómito, si eras oh tan harrrcorr).

Volviendo al tema. El hikikomori interior también merece tener un descanso, y qué mejor forma de relevarlo de sus actividades hiki que no quedándote en tu casa, sino realmente saliendo y respirando aire del mundo exterior.

Descansa, pequeño hikikomori. Pronto volverá el ritmo normal del año y habrán muchos fines de semana para quedarte en casa aislado de la sociedad.

Tetras

Sin título

Sin título

Sin título

Sin título Sin título Sin título
Sin título Sin título Sin título
Sin título Sin título Sin título
Sin título
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s